Ultima Edicion
Club Novias Magazine

nombre

apellido

fecha de casamiento

e - mail
Tel. (0230) 4667812

Casamientos Reales

  • ine&nico-656.jpg
  • ine&nico-920.jpg
  • ine&nico-287.jpg
  • ine&nico-510.jpg
  • ine&nico-595.jpg
  • sin_título-1(1).jpg
  • ine&nico-281.jpg
  • ine&nico-780.jpg
  • ine&mnico1034.jpg
  • ine&mnico1134.jpg
  • ine&mnico1147.jpg
  • ine&mnico1107.jpg
  • ine&nico-934.jpg
  • ine&nico-911.jpg
  • ine&nico-906.jpg
  • ine&mnico1080.jpg
  • ine&mnico1613.jpg
  • ine&mnico1414.jpg
  • ine&mnico1548.jpg
  • ine&mnico1577.jpg
  • ine&mnico1940.jpg

¿Y si nos casamos en la playa?: Inés & Nicolás

Se conocieron en un cumpleaños, un mes después empezaron a salir y a los seis meses se pusieron formalmente de novios. Después de seis años juntos, ella, diseñadora de vestidos y clienta de Novias Magazine, le hizo una pregunta: ¿Y si nos casamos en la playa? Felicitaciones Ine y Nico!

"Siempre quisimos un casamiento chico y con pocas formalidades. Moría por casarme en la playa, lugar ideal para que tuviera todo lo que queríamos. Y elegimos Pinamar porque los dos fuimos toda la vida de vacaciones ahí. En algún punto nos era muy significativo”.

Ese día, el gran día, arrancó muy tranquilo pero temprano, ya que a las cuatro de la tarde ella entraba a la Iglesia. Se juntaron todas las mujeres para peinarse, maquillarse y cambiarse. “Como con Lola (Auge, la maquilladora) y Cris (Cagnina, pelo) nos conocemos hace un montón, fue todo súper relajado. Nico se juntaba con sus amigos en una casa y esa mañana pasó a desayunar con nosotras. Fue todo muy en familia y con pocas tradiciones. La casa en que estábamos quedaba muy cerca de la Iglesia, así que a medida que los autos empezaban a estacionar, ya se quedaban con nosotros. Cuando salí para la Iglesia éramos alrededor de 30 personas yendo todos juntos. Fue súper natural y le sacó todo el nerviosismo”.

Como buena diseñadora de vestidos, ella misma diseñó y le dio vida al propio, al que siempre soñó. La parte de arriba y la base eran de satén de seda natural color manteca y la pollera era fruncida de tul bordado con apliques de flores y piedras. Los breteles los mandó a bordar en cristales y la faja era un galón bordado súper discreto. La cola, desmontable, era de gasa y capas de volados. “Como era en Pinamar y sabía que iba a hacer frío, me hice un kimono de muselina de seda que estaba bordado en piedras y lentejuelas, y abajo tenía flecos de canutillos”.

La ambientación la hizo The Mint Room, de Manu Iribarren, que es amiga de la novia. “Elegimos una estética súper colorida. La mayoría de las cosas estaban pintadas a mano, desde los frascos, los manteles, los almohadones y las lonas que pusimos en la arena. La idea era darle un look bien de playa y lo re logramos. Pusimos mucho hincapié en detalles que marcaran la diferencia, desde pinceles para sacarte la arena de los pies, un jeep en el que salimos de la Iglesia, hasta un bote lleno de cervezas”.

Hubo dos momentos del día que Ine recuerda como los más emocionantes. El primero, cuando su sobrino, Benja, entró con ella a la Iglesia. “A mi hermano le tocó ser el padrino, y para cuando llegamos a la Iglesia, Benja (el hijo de mi hermano) se puso a llorar sin parar, entonces él lo alzó y entró a upa con nosotros”. El otro gran momento que merece ser contado fue cuando el papá de Nico se unió a su entrada en la fiesta. “Estábamos todos bailando en la playa y entre varios amigos lo ayudaron a bajar para que baile con nosotros. Él estaba hace unos meses en silla de ruedas, así que fue re importante que pudiera venir y estar en ese momento tan especial”.

Un detalle original fueron las zapatillas y las remeras que sus amigas pintaron con colores flúor, “que me salvaron, ¡porque lo único que me olvide fueron las zapatillas!”.

“Lo pienso una y otra vez, y no cambiaría absolutamente nada de lo que fue”

Fotos: Mass Eventos

Novias Magazine Edición N° 89