Ultima Edicion
Club Novias Magazine

nombre

apellido

fecha de casamiento

e - mail
Tel. (0230) 4667812

Casamientos Reales

  • estancia_vik-2295.jpg
  • vya462.jpg
  • vya410.jpg
  • vya411.jpg
  • vya414.jpg
  • vya453.jpg
  • vya465.jpg
  • vya469.jpg
  • estancia_vik-710.jpg
  • vya407.jpg
  • vya426.jpg
  • vya444.jpg
  • vya495.jpg
  • vya493.jpg

Uruguay siempre es una buena idea: Valentina & Alejandro

Se conocieron en el sur hace siete años y desde ese momento nunca más se separaron. Seis años de novios y un sueño: casarse cerca del agua…

Algo más que el amor los une a Valentina y Alejandro: la pasión por la naturaleza y los deportes acuáticos. Lejos de identificarse con la vorágine citadina, ellos están hechos para vivir en permanente contacto con el verde y toda su estela de lindos efectos colaterales. Es por eso que el escenario de boda debía reunir estos requisitos. Y Uruguay resultó perfecto.

Estancia Vik, en José Ignacio, fue el lugar de encuentro de amigos y familiares que cruzaron el charco para celebrar esta fiesta del amor, un atardecer de diciembre. El día amaneció radiante y, después de un desayuno compartido con sus primos, la novia salió a caminar con sus hermanas. Un momento de distención, charlas y complicidad antes de empezar a prepararse.

El vestido, un diseño de Jenny Packham con detalles de tul bordado en dorado, fue un hallazgo de Valentina en un viaje a Nueva York, que hizo especialmente para encontrar el vestido de sus sueños. “No fue fácil la elección porque estaba indecisa sobre el estilo que quería, hasta que me di cuenta que tenía que ser algo simple y cómodo. Me casaba en una estancia en la playa, a orillas del mar, y el vestido tenía que ir en esa sintonía”.

Fanática del diseño, ella misma puso manos a la obra para ambientar el espacio con un estilo rústico sumando detalles marroquíes. Mucho verde, vajilla antigua y velas, con mesas rectangulares de madera. La mesa principal la compartieron con hermanos y hermanos postizos. “Mis padres tenían su mesa y los padres de Ale también. Pensamos que así iba a ser más divertido para ellos, que puedan tener su gente y disfrutar la fiesta como suya también”. La combinación de la música propuesta por el Dj Alejandro Massey, y la comida y barra de La Huella, generaron el clima perfecto para una fiesta que llegó a su pico máximo de diversión con la participación del grupo Marama y sus hits que hicieron vibrar la pista hasta el amanecer.

“Lo mejor de todo fue estar con nuestras familias las 24 horas y hacerlos parte del evento. Nos encantó poder compartir todos los momentos en donde nunca faltó la risa, el baile y la buena onda. La energía de los invitados fue lo más emocionante de todo”.

Tanto se divirtieron que cuando terminó la fiesta había alrededor de 150 personas que se negaban a irse. “Amigos y familia abrieron los baúles de sus autos en el estacionamiento y siguieron bailando a plena luz del día, ¡hasta las 10 de la mañana!”.

Después de una semana de Luna de Miel en Maldivas, los recién casados comenzaron la vida matrimonial propiamente dicha: “nuestra vida de casados es igual que cuando éramos novios. Tenemos la suerte de ser mejores amigos y muy compinches, de ser dependientes pero muy independientes y de realmente reírnos sin parar. Somos muy felices”.

Fotos: Gus Hildebrandt

Novias Magazine Edición N° 88