Ultima Edicion
Club Novias Magazine

nombre

apellido

fecha de casamiento

e - mail
Tel. (0230) 4667812

Casamientos Reales

  • casamiento_lole+martin_rincon_de_pilar_0773.jpg
  • lole_bien_acompañada.jpg
  • vestido_de_la_diseñadora_española_rosa_clara.jpg
  • la_previa(1).jpg
  • uñas_rojas_para_la_novia._!nos_encanta!.jpg
  • los_hombres_se_ponen_lindos.jpg
  • casamiento_lole+martin_rincon_de_pilar_0292.jpg
  • casamiento_lole+martin_rincon_de_pilar_0235.jpg
  • el_momento_más_emocionante.jpg
  • torta.jpg
  • casamiento_lole+martin_rincon_de_pilar_0723.jpg

Final Feliz: Lole & Martín

Lole y Martín no se tenían que ver hasta que se vieron. Esa parece que era la consigna del destino o del azar, porque se cruzaron muchas veces pero no así sus miradas. Hasta que un día los ojos de él se posaron en ella y el corazón palpitó distinto. Cuando quisieron darse cuenta ya estaban enamorados y los esperaba un lindo futuro en una gran ciudad…

Se conocieron por amigos en común. Si bien frecuentaban mismos lugares y compartían amistades, ellos jamás se habían visto, “¡lo cual es muy raro!”, acota Lole, como le dicen sus íntimos. Quizá sea cierta esa célebre frase que Cortázar comparte al mundo en el mítico Rayuela, y ellos andaban sin buscarse pero andaban para encontrarse. Y un día él la vio. Y le gustó. Tanto, que le pidió secretamente su teléfono a una de sus amigas. Así fue como empezaron a salir. Pero había una única cuestión que amenazaba a esta incipiente y tímida relación.

Martin ya había aplicado a universidades en USA, para irse a estudiar allá, con lo cual su partida era inminente. “Pese a que varias amigas me recomendaban no seguir saliendo porque en breve se iba, ¡la verdad es que la estábamos pasando genial!” Enorme fue la sorpresa de ella cuando a los pocos meses de conocerse él le dijo: “vos venís conmigo”. Lo que sigue es una renuncia al trabajo, la venta de su auto y todo lo que tenía en su departamento para poder embarcarse en una historia de amor que estaba convencida que quería vivir. “Fue la mejor decisión que pude haber tomado”. Después de cinco años de novios llegó la propuesta de casamiento. Iban a casarse en Buenos Aires en Rincón de Pilar. “La amplitud del salón y la idea del jardín y mucho verde fue lo que nos terminó de convencer”.

El vestido era de la diseñadora española, Rosa Clara, comprado en BHLDN (Anthropologie Bridal). “Como no tenía tiempo para viajar a Buenos Aires y hacer todas las pruebas, no me quedó otra que comprarlo hecho, ¡y fue un placer! Me lo probé en el local y tuve la suerte de que no necesité hacer ajustes así que a los siete días lo tenía colgado en casa”.

“Empecé el día del casamiento en lo de mamá. Nos fuimos juntas al Palacio Duhau, donde teníamos un cuarto para cambiarnos y donde iba a pasar la noche de bodas. Llegamos al hotel, almorzamos algo y al ratito llego Megart, (Mechi García Villaverde) la maquilladora. ¡Mechi es la mejor compañía para un día así! Tiene una onda y una paz cuando labura que es clave para cualquier novia. Un placer que sea sólo una persona la que haga el peinado y maquillaje. El tocado me lo hizo Teresita Bledel y no sé movió de su lugar en toda la noche. ¡Impecable!”. Más tarde se sumaron los fotógrafos y filmadores. “Julián y Damián, los chicos de Dos Clavos, fueron un verdadero hallazgo. No teníamos muchas referencias, pero su estilo descontracturado fue lo que nos encantó. Las fotos y los videos fueron más que increíbles. ¡Tanto los recomendamos que muchos amigos también los contrataron después!”.

Lole se define como poco sentimental, de esas personas difíciles de emocionar o de arrancarle una lágrima; de hecho, habla de ella misma como “Lole on the rocks”, porque nunca llora. Pero confiesa que la entrada a la Iglesia, sorprendentemente, la quebró. “Fue un momento súper emocionante, entrar agarrada a papá y verlo a Martín adelante. ¡Simplemente lo más!”.

Después de la ceremonia en la Parroquia Sta. Teresita del Niño Jesús, Rincón de Pilar los esperaba listísimo para empezar una fiesta a pura diversión. Centros de mesa verdes, en combinación con flores de repollo, velas flotantes y ramos, siempre con hojas verdes, fue la primera impresión de los invitados al llegar. Sobre la mesa principal Lole pidió que armaran unas esferas de hierro con luces que colgaban sobre el ancho de la misma.

Catering y barra estuvieron a cargo de Galíndez. “No hubo persona que no nos haga un comentario del cocktail y de la comida. Alejandro Cavalieri de Galíndez, nos ayudó muchísimo y estuvo en todos los detalles”. La música, por Fer Marconetti, latió hasta el último suspiro de este fiestón, entendiendo a la perfección la onda de música que querían.

“Lo que más me gustó del casamiento fue juntarme con toda la gente que quiero. Vivir afuera hace que valores mucho más a tus amigos y tu familia, y el placer de poder tenerlos a todos juntos con vos, es un lujo. Y el cierre, volviendo en el auto ya solos, los dos muertos de cansancio pero felices, fue un momento lindísimo”.

Lole y Martín disfrutaron de una Luna de Miel en las Islas Baleares: Ibiza, Formentera y Menorca. Unos días en Madrid para terminar el viaje en una boda de unos amigos españoles en Segovia. ¡Mucha tortilla, jamón y tinto de verano!

Siguen viviendo en NYC, viajando a Buenos Aires cada vez que pueden y ahora esperando la llegada de Felipe para la fecha de su primer aniversario de casados. Lindas casualidades de la vida.

Fotos: Dos Clavos

Novias Magazine Edición N° 88