Ultima Edicion
Club Novias Magazine

nombre

apellido

fecha de casamiento

e - mail
Tel. (0230) 4667812

Casamientos Reales

  • sf142.jpg
  • sf36.jpg
  • sf117.jpg
  • sf83.jpg
  • sf143.jpg
  • foto_de_apertura.jpg
  • sf41_copy.jpg
  • sf59.jpg
  • sf69.jpg
  • sf157.jpg
  • sf40.jpg
  • sf86.jpg
  • sf185.jpg
  • sf190.jpg

Bajo el sol de Toscana: Sarah & Félix

Sarah y Félix se conocieron trabajando en el Mundial de 2010. Él, un argentino, trotamundos, en ese momento viviendo en Sudáfrica; ella, francesa, viviendo en México. Se encontraron por trabajo en un mismo lugar y, desde el principio, la buena onda fue más que evidente. Una vez terminado el torneo, Félix emigró a Brasil y ella volvió a México. Pasó el tiempo y ellos, pacientes, esperaron su merecido reencuentro, en alguna ciudad del mundo. Ni los miles de kilómetros ni los océanos en el medio pudieron separarlos hasta que, por fin, se mudaron juntos a Zurich, Suiza, para empezar una vida juntos…

Un argentino y una francesa se enamoran en Sudáfrica. Él se va a Brasil y ella a México. Deciden vivir juntos en Suiza y, finalmente, se casan en Italia. Esta fantástica historia de amor que recorre el mundo tiene a Sarah y a Félix como protagonistas. Después de cuatro años de novios, él, el hombre que decía que nunca iba a casarse, cae rendido ante los encantos de esta mujer, y le propone matrimonio. “Italia es un destino que a Sarah le apasiona”, me cuenta Félix (¡sí, esta vez un novio quiere ser parte de la nota!). “Por eso elegí una de las ciudades más espectaculares de ese país y del mundo: Florencia”. “Me enamoré de Florencia a primera vista, ni lo dudé. Me pareció un lugar encantador pero al mismo tiempo sencillo y auténtico, y así es como me imaginaba mi boda. ¡Aparte de que la cocina italiana es fantástica!”, agrega Sarah.

Llegó el día tan esperado, muchos invitados habían viajado desde Argentina y Francia, y distintos rincones del mundo, para acompañarlos en este gran momento. “Me sentí bien toda la mañana, sin estrés, hasta que mi mamá y mis damas de honor me dejaron sola en el cuarto esperando a mi papá y mis hermanos que me venían a buscar para llevarme al altar. Ahí sí caí en la cuenta de lo que estaba por pasar y pensé: “Dios, me voy a casar ahora y está toda la gente que más quiero esperándome”. Pero juntó fuerzas y, enfundada en su vestido parisino de Laurent Kapelski, se tomó del brazo de su papá, quien la llevaría al encuentro de su futuro esposo.

Lo más emocionante fue cuando Félix le cantó una canción frente a todos los invitados (George Harrisson “You know what to do”). “No me lo esperaba para nada, no sabía que podía cantar tan bien, y menos frente a toda su gente. Fue espectacular”. Para Félix, “haber hecho el casamiento en un lugar poco tradicional, tener a mis amigos más cercanos y familia junto a nosotros todo el fin de semana, fue lo mejor”. Es que la pareja hizo de su casamiento un evento de tres días: el viernes a la noche hicieron un gran banquete con pizzas en el centro de Florencia, el sábado fue la boda y el domingo un brunch para los más cercanos.

Reflexión de una mujer recién casada:
“En general viajamos por trabajo y estamos separados mucho tiempo. Pero desde que nos casamos estuvimos juntos todos los días, ¡nunca había pasado! Lo lindo de estar casados es saber que tengo un compañero que va a estar conmigo en todas las etapas. ¡Me siento con alas para comerme la vida!”.

Cita de un hombre enamorado:
“Fue mágico, muchísimo mejor de lo que me esperaba. Los responsables de esto fueron nuestros amigos y familia, el lugar y la energía de la gente. Pero principalmente fue gracias a Sarah que hizo toda la preparación, estuvo en cada mínimo detalle y no dejó nada librado al azar. Ella logró que este haya sido el mejor día de mi vida”.

Novias Magazine Edición N° 87