Ultima Edicion
Club Novias Magazine

nombre

apellido

fecha de casamiento

e - mail
Tel. (0230) 4667812

Casamientos Reales

  • pupos_0008.jpg
  • pupos_0010.jpg
  • pupos_0023.jpg
  • pupos_0038.jpg
  • pupos_0058.jpg
  • pupos_0066.jpg
  • pupos_0150.jpg
  • pupos_0239.jpg
  • pupos_0317.jpg
  • pupos_0352.jpg
  • pupos_0396.jpg
  • pupos_0447.jpg
  • pupos_0447(1).jpg
  • pupos_0999.jpg
  • pupos_1023.jpg

Los días felices: Fini & Pablo

Planeado en cada detalle, con alma y corazón, el casamiento de Fini y Pablo tuvo todos los condimentos que los representan como pareja. Mucho amor y alegría, detalles personales, momentos compartidos y, sobre todo, la fantástica ilusión de empezar a escribir su historia feliz.

Fini es de esas novias auténticas, que hacen y hablan con el corazón, y además se expresa de manera clara y amorosa, como lo fue su respuesta cuando le pedimos que nos describiera aquella noche en la que se casó con Pablo (o Pupo, como le dice). “Fue la noche en donde se concretó mi plan de vida. El final del tiempo de preparación, para el comienzo de la nueva vida de a dos. Es la noche donde, quizá, más amor recibís y donde el equipo se afirma y llena de fuerza”.

Se conocieron en Punta del Este, en “El Caney”, la casa de verano de un amigo de él. Eran dos grupos de amigos que se juntaron a tomar algo pero ellos jamás se habían visto. “Esa misma noche me pidió el teléfono pero no salimos hasta dos meses después, que volví de viaje. Esa primera salida nos enganchó y no quisimos separarnos nunca más…”.

“El día del casamiento me desperté en mi casa de toda la vida, agarré un yogur de la heladera y me volví a meter en la cama con todas las ventanas abiertas dejando que entre el sol. Estuve un rato ahí, divagando mentalmente, mientras escribía en mi cuadernito diario, hasta que entró papá a abrazarme y arrancó el día. Hicimos un gran desayuno tipo brunch en el living y después las mujeres nos empezamos a preparar”.

Se casaron en la Capilla del Michael Ham, la Iglesia de su colegio, y el lugar elegido para hacer la fiesta fue el Tattersall. La calidez de la entrada, con el gran portón antiguo de época; la forma del salón, favorable a la acústica; y que tuviera espacio al aire libre para el cocktail, fueron factores decisivos para definir la elección.

La novia, fiel a su estilo, eligió a Gustavo Cadile, diseñador argentino que trabaja en New York, para que concretara su idea de un vestido elegante, sobrio y moderno. Lo define como “un artista que supo adaptar un diseño a una personalidad y una estética”. La música, propuesta por el genial Jorge Tellado de Sarapura, hizo vibrar la pista. “Empático, alegre, sensible, cariñoso, divertido y muy profesional”. Por su parte, José Pereyra Lucena “gran artista en el color”, hizo magia con su lente (los resultados, a la vista) y, el video, a cargo de M2, “supo contar la historia de esa noche con detalles y sensibilidad”.

Como buena arquitecta y amante de la estética y del buen gusto, Fini sabía muy bien lo que quería en cuanto a la decoración del lugar. Su indicación principal a las ambientadoras, las Caradonti, fue: hacerlo sentir como si fuera casa, sin nada de ese frío que, a veces, tienen los eventos. Que tuviera todos los ingredientes para que lo sea pero con la calidez de la propia casa. Con este punto de partida, los colores que reinaron fueron el blanco, beige, gris en los muebles, y algo de amarillo en las flores. La madera en las sillas fue un toque acertado para otorgar esa calidez y la tonalidad de la luz, también. “Que todo fuera amarillo y naranja, sin la intervención de los violetas, rojos o verdes que a veces dominan las pista, aportaron esa cosa cálida; lo mismo que la decisión de eliminar las bolas de espejo, que apenas las ves te hacen sentir que estás en un salón”.

Al recordar esa gran noche, Fini destaca los momentos vividos en la Iglesia, como los más emocionantes; y la entrada a la fiesta como el punto más alto de la diversión. “Nos quedamos con el DJ en la cabina hasta que vino un tema que nos gusta mucho y lo bailamos con todos”.

Sabias palabras de la novia…
Lo mejor de un casamiento es hacerlo a tu manera, con tu impronta, que sea el resultado de una búsqueda de los dos y no un “paquete pre fabricado “al que uno se adapta. Lo que se planea del alma y sale del corazón, sea de la forma que fuere, retribuye al alma. Así fue para nosotros: un plan de adentro para afuera, en nuestros tiempos y a nuestra forma.

Novias Magazine Edición N° 87